El número de mujeres que se decanta por la iniciativa empresarial en la región está aumentando año a año. Así lo indican los datos proporcionados por la Junta sobre el porcentaje de extremeñas que solicitan las ayudas para autoempleo. Actualmente, las primeras cifras de este año indican que más del 50% de estas subvenciones corresponden a mujeres que quieren crear su propia empresa.

Estas subvenciones están destinadas a fomentar la creación de empleo y, especialmente, a la constitución de desempleados como trabajadores autónomos. Pero además, se pretende promover la iniciativa familiar, porque una de las exigencias es incorporar a la actividad a una persona con vínculos familiares, informa El Periódico Extremadura.

A pesar de las malas expectativas económicas por la crisis, este 50% de mujeres que deciden formar una empresa y solicitar ayudas a la Junta es una cifra muy similar a la del año 2007. Un aspecto positivo sobre el que Elisa Barrientos, presidenta de la Organización Regional de Mujeres Empresarias Extremeñas (Ormex), pone algunos matices: "Las mujeres necesitan de estas ayudas para poder montar una empresa, porque por sí solas no podrían teniendo en cuenta el machismo que pervive en el mundo laboral. Creo que es por eso que hay más mujeres que hombres que solicitan este tipo de ayudas".

Anuncios
Anuncios

Pese a todo, Barrientos reconoce que el dato es esperanzador. "Es positivo que se haya mantenido el mismo porcentaje teniendo en cuenta en el momento de crisis en el que nos encontramos, ya que las entidades financieras son más reacias que nunca a conceder préstamos", afirma la presidenta de Ormex.

 

ADVERTENCIA No obstante advierte a las mujeres que se deciden a formar una empresa de los riesgos que conlleva este tipo de iniciativas: "Unos riesgos que, la mayoría de las veces, no se asumen y pasan inadvertidos debido a la concesión de este tipo de subvenciones, ya que se trata de un dinero a fondo perdido que no se tiene que devolver".

En cuanto al tipo de empresas por el que se decantan las extremeñas, Barrientos comenta que abundan las dedicadas al comercio y los servicios, aunque espera que las mujeres no se queden en estos sectores y evolucionen hacia negocios más cualificados. "Con la llegada de las mujeres hace 25 años al mercado laboral se produjo una evolución muy significativa, pero ahora es necesario avanzar hacia otros sectores más importantes como la industria o las nuevas tecnologías", afirma la presidenta de las empresarias en la región.

Pero hay más. Desde Ormex apuntan que "la gente no se informa debidamente de las ayudas para la creación de empresas, ya que existen numerosos tipos de subvenciones que hace 25 años no se daban y que deberíamos valorar más". Por eso recomienda acudir a las distintas organizaciones empresariales y profesionales para conocer los términos en los que se conceden este tipo de créditos y así evitar problemas posteriores.

Según un reciente estudio de Caja Extremadura, el perfil de la empresaria extremeña es el de la responsable de una empresa de entre uno y cinco trabajadores, en el comercio o sector servicios, con estudios universitarios y de entre 35 y 55 años. Además, solo el 15% ocupan algún puesto directivo en una firma que no les pertenece.


Galería de imágenes