•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Juan Morcillo, el hombre que la noche del domingo asestó seis puñaladas a su exmujer en presencia de su hija de 17 años y mientras ambas se encontraba en la terraza de una cafetería de Villanueva de la Serena se entregó ayer en un cuartel de la Guardia Civil en Baena (Córdoba). Lo confirmó ayer la Delegación del Gobierno en Extremadura a última hora de la noche. Por su parte, su víctima permanece ingresada en la UCI del Hospital Comarcal de Don Benito-Villanueva de la Serena en estado muy grave pero estable.

El detenido, un albañil de 47 años natural de Medellín pero vecino de Villanueva desde hace años, huyó a la carrera por una calle cercana y se le perdió la pista en las inmediaciones del pabellón de deportes.

La víctima fue intervenida quirúrgicamente ayer de dos de las puñaladas más graves de las seis que recibió. El último parte médico facilitado por el Servicio Extremeño de Salud informaba que estaba en la UCI en estado muy grave, sedada, pero estable. Están a la espera de su evolución en las próximas 48 horas.

La Delegación del Gobierno aseguró ayer que no existía ninguna denuncia por malos tratos ni, por tanto, orden de alejamiento. Por otro lado, en la Unidad de Promoción Integral de la Mujer del ayuntamiento tampoco tenían constancia de la existencia de este caso de violencia de género, puesto que nunca había acudido a solicitar ayuda. No obstante, fuentes cercanas a la familia aseguraron ayer a este diario que la mujer recibía desde hacía tiempo malos tratos por parte de su pareja, de la que estaba separada y había iniciado los trámites de divorcio. Otro caso más que no se había denunciado por miedo, indicaron.

La agresión tuvo lugar a las diez de la noche del domingo en la terraza de la cafetería Sildavia, en la avenida de Chile, un lugar muy concurrido a esa hora. Según Jorge Pizarro, camarero del local y testigo directo de lo sucedido, la mujer llegó sola, a la que se le unió su hija, de 17 años. "Al rato llegó él y cuando le fui a atender le noté muy nervioso. Estaba explicando algo muy alterado y cuando me dí la vuelta, sacó un gran cuchillo y la agredió". También afirmó que al principio todos pensaban que era una discusión, hasta que la mujer cayó al suelo. "Fue un chico que estaba en otra mesa el que le golpeó con una silla, hasta que se levantó y vio el cuchillo". Señaló que tras cometer su fechoría, huyó por una calle.