•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Un joven de 24 años de edad, de nacionalidad rumana, resultó ahogado en la tarde de ayer en el río Jerte a su paso por la localidad de Navaconcejo. El suceso se produjo cuando se bañaba en el charco conocido como El Cristo.

Aunque todavía no se conocen los datos oficiales de la autopsia que le ha sido practicada al cadáver esta misma mañana en Plasencia, todo apunta en principio, a que la muerte le sobrevino por un presunto corte de digestión, según la versión que maneja el alcalde de Navaconcejo, José Antonio Moreno.

Por otra parte, se da la circunstancia que es la primera vez que el joven venía al Valle del Jerte durante la temporada de recogida de las cerezas, en cuya comarca se encontraba con unos familiares, "aunque él en concreto no tenía trabajo en estos momentos", señaló el edil. Su madre se encuentra en Madrid.

Parece ser que el infortunado joven tenía la costumbre de ir todas las tardes a bañarse al río, pese a que según la versión recabada por este diario no sabía nadar, lo que motivaba que solamente se metiera "un poco en las zonas menos profundas".

Por último, los familiares han decidido enterrar al joven en Navaconcejo y, por ello, el ayuntamiento cede un nicho y se encarga de los gastos. El entierro será a las 19.30 horas de hoy. José Antonio Moreno, que a primeras horas de esta mañana permanecía junto a los familiares del fallecido, a la espera de que se le practicara la autopsia, dijo que el ayuntamiento que preside colaborará con ellos, "bien en la repatriación o poniendo a su disposición un nicho en el cementerio de Navaconcejo".