•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El último encierro de San Buenaventura 2008 en Moraleja se ha desarrollado tal y como se esperaba: largo, peligroso y con mucha tensión. Los novillos "patablanca" de la ganadería Monteviejo, propiedad de Victorino Martín, crearon tensión durante tres cuartos de hora en las calles de la localidad.

El festejo se ha prolongado durante 45 minutos ya que dos novillos se quedaron rezagados en los corrales y fue necesario soltar de nuevo a los mansos para que volviesen a los corrales a recoger a los dos astados.

Anuncios

Miles de personas habían acudido a disfrutar del último encierro las fiestas patronales y los astados de procedencia Cobaleda cumplieron con todos los pronósticos. El ganadero local, Enrique Serrano, indicó antes de la carrera que no sabía a qué hora se soltaría el encierro femenino ya que desconocía cuánto tiempo estarían los "patablanca" en las calles. De hecho fue necesario realizar un desencierro con los cabestros para recoger al resto de la manada.

Anuncios

La carrera comenzó con velocidad y emoción y con una manada encabezada por los cuatro mansos seguidos de dos novillos. En las inmediaciones de la plaza de Abastos y en la calle Virgen de la Vega uno de los astados destrozó una silla que habían dejado allí miembros de una peña y el toro se quedó completamente sólo en este punto del recorrido. A pesar de que el animal arremetió en innumerables ocasiones contra las medidas de protección y las talanqueras no hubo que lamentar ningún percance aunque si momentos de mucha tensión y peligro.

Los mansos entraron en la plaza de los toros y los dos novillos se emplazaron en la plaza de Colón y finalmente entraron los dos solos en la plaza.

En ese punto, el encierro aún no había concluido ya que faltaban dos novillos que se quedaron placidamente en los corrales. La organización, después de estudiar la situación, decidió realizar un desencierro con los cuatro cabestros ya que hoy, a diferencia de otras jornadas, no había cabestros de reserva en los corralones.

La decisión se comunicó por megafonía y una vez que los bueyes llegaron a los corrales también se anunció en varias ocasiones la salida del encierro, aunque no fue hasta las 13.42 minutos cuando salieron de nuevo las reses, acompañadas por uno de los novillos que realizaron el recorrido con rapidez, aunque el astado de Monteviejo siempre por detrás y arremetiendo de nuevo contra los sistemas de protección.

Cuando habían transcurrido 45 minutos después de la suelta del encierro, la organización decidió dar por finalizado el festejo con la opción de trasladar el cuarto novillo en camión hasta la plaza de los toros para la lidia de la corrida de rejones de esta tarde.


Galería de imágenes