•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El pleno del Ayuntamiento de Moraleja, reunido ayer por la tarde con carácter extraordinario, asumió por unanimidad los compromisos derivados de la disolución del ente municipal Urvimo, Urbanismo y Vivienda de Moraleja.

Como ya anunció la alcaldesa, Concepción González, la propia empresa dio a conocer su disolución en la Junta general celebrada a principios de este mes de mayo.

Lo que se llevaba ayer a pleno era la asunción por parte del ayuntamiento de los compromisos de la sociedad, entre ellos, la construcción del casi centenar de viviendas del Plan 60.000 que ya fueran sorteadas y adjudicadas a sus propietarios el año pasado.

Antes del debate del punto, el PSOE presentó una enmienda para añadir un párrafo al tercer punto del dictamen de la comisión. La secretaria dio lectura al texto que los socialistas añadían al dictamen y que especificaba explícitamente el compromiso del ayuntamiento para construir "las 98 viviendas" adjudicadas.

En este punto del orden del día la alcaldesa, Concepción González explicó los motivos por los que el equipo de Gobierno había tomado la decisión de disolver este organismo y a la vez, responsabilizarse de todos los compromisos que había adquirido la sociedas. González señaló que desde el principio el Partido Popular se había posicionado en contra de la creación de la empresa municipal y dijo en su intervención que el anterior equipo de Gobierno había "vendido humo" a los vecinos en el tema de las casas y criticó que Urvimo funcionase "un año entero sin dar ningún resultado".

Por su parte, la portavoz del partido socialista, Teresa Roca, defendió el trabajo desarrollo por Urvimo durante el año y medio de funcionamiento y en una extensa intervención dio a conocer todas las reuniones, juntas generales y acuerdos que adoptó la sociedad municipal. Entre los datos que aportó Roca indicó que el terreno donde se van a construir las viviendas, la unidad de ejecución 37 con la modificación puntual número 3 de las Normas Subsidiarias, había seguido todos los pasos para convertirse en suelo urbanizable para uso residencial.

El portavoz de Ipex, Ángel González Cava, tan sólo dijo una frase. Se mostró partidario de aprobar la enmienda del PSOE para que constase en el dictamen el compromiso explícito de construcción de las viviendas y dijo que consideraría "un fracaso" del ayuntamiento si antes de final de año no se habían comenzado las obras.

El portavoz del PP, Carlos Lomo, señaló que el plan que había presentado el PSOE a través de Urvimo para la construcción de las viviendas protegidas era "inviable". Asimismo puntualizó que la enmienda presentada sobraba ya que el dictamen que se debía aprobar incluía este compromiso.

A preguntas de los concejales del partido socialista, la secretaria señaló que el dictamen si dejaba claro el compromiso de construcción de las casas, por lo que el edil del PSOE Felipe Mayoral pidió que las palabras de la secretaria constasem en acta por lo que el PSOE retiraró la enmienda y el punto fue aprobado por unanimidad.

Por otra parte, en el pleno de ayer también se dio cuenta de la declaración de urgente ocupación de bienes y derechos necesarios para la ejecuión de la obra denominada "Adecuación de la margen derecha de la Rivera de Gata, en la zona del puente antiguo de Moraleja" y continuación de la tramitación del expediente. Este punto era únicamente informativo por lo que no se votó. En la lectura del dictamen la secretaria informó de que el próximo 9 de junio se convocará a los propietarios que mantendrán una reunión con los representantes de la administración para levantar acta de ocupación de los terrenos.