•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El desbordamiento de un arroyo en la tarde de ayer en Torrecillas de la Tiesa dejó a varias personas atrapadas en el interior de sus vehículos cuando circulaban por la carretera CC 23.1, vía que une la población con la autovía A-5 y que resultó completamente anegada por el agua. En la comarca nadie esperaba que pudiera llover de forma tan intensa durante más de dos horas, así que la situación también sorprendió a los estudiantes que una tarde más regresaban en autobús escolar desde el instituto de Trujillo.

Una gran tormenta descargó lluvia y granizos sobre Torrecillas de la Tiesa anegando calles, inundando garajes y sótanos y provocando un auténtico caos circulatorio que, incluso, obligó a desplazarse al lugar de los hechos a una unidad de rescate acuático. Dos personas quedaron atrapadas en la carretera y tuvieron que ser evacuadas después de que el firme se levantara a trozos, especialmente en la zona donde se desbordó el arroyo. Afortunadamente, los afectados no precisaron asistencia médica y no ha habido que lamentar daños personales.

Anuncios

Mientras en la carretera se trabajaba por recuperar la normalidad, los vecinos de Torrecillas de la Tiesa se quedaban sin luz desde las 14.00 horas porque la fuerte tormenta también dañó la instalación eléctrica que da suministro al pueblo e hizo necesaria la intervención de varios operarios de la compañía eléctrica Iberdrola para subsanar la incidencia. Los bomberos del parque de Cáceres actuaron para retirar los coches que se quedaron atascados en la carretera, que estaba completamente inundada. En el caso del autobús escolar fue necesario, después de una larga espera, desviarlo por otra vía de la comarca para que pudiera dejar a los estudiantes en sus casas. Incluso, varias cabezas de ganado que se encontraban pastando en la zona aparecieron ahogadas para asombro de testigos y vecinos del pueblo que no recuerdan nada similar.

Anuncios

"Nunca he visto tantas calles anegadas por el agua y de esta manera. No dejó de llover en más de dos horas de forma torrencial, ha sido algo inesperado", afirmó el alcalde de Torrecillas de la Tiesa, Tomás Sánchez, mientras observaba los daños causados por el agua en el pavimento de la CC-23.1. Durante varias horas técnicos municipales tuvieron que realizar tareas en los tragantes para evitar que el agua se adentrara en casas y locales. Hasta el lugar de los hechos se desplazaron varias patrullas de la Guardia Civil, bomberos del parque de Cáceres y varios operarios de mantenimiento de la Diputación Provincial de Cáceres. Finalmente, el acceso desde la autovía A-5 hasta esta localidad cacereña está cortado al tráfico rodado a través de la CC 23.1 y en la tarde de ayer se establecían distintos itinerarios alternativos perfectamente señalizados para todos los conductores que los necesiten.


Galería de imágenes