La Guardia Civil de Tráfico detiene en distintos puntos de la provincia de Badajoz a siete conductores por conducir bajo los efectos del alcohol, acusados de otros tantos delitos contra la seguridad del tráfico. Según informa la Benemérita a El Periódico Extremadura, estas actuaciones son consecuencia del incremento de la vigilancia y de los controles de alcoholemia y de velocidad que la Guardia Civil de Tráfico, lleva a cabo en las carreteras extremeñas durante los fines de semana, con el propósito de reducir la siniestralidad.

Uno de los sucesos más relevantes ocurrió en la carretera BA-002 del término de Aceuchal, cuando el conductor de un vehículo Seat León sufrió un accidente al salirse de la carretera, y al intentar incorporarse de nuevo atropelló a un peatón, que tuvo que ser trasladado por una ambulancia al Hospital de Mérida en estado grave.

Otro incidente ocurrió en la autovía A-5, en el término de San Pedro de Mérida, cuando la Guardia Civil interceptó un vehículo Peugeot 406 que circulaba en sentido contrario por dicha autovía. En ambos casos los equipos de Atestados de Trafico de la Guardia Civil realizaron las pruebas de alcoholemia a los conductores, que dieron positivo. Idéntico resultado arrojaron otros cinco conductores, que aunque no implicados en accidentes, si rebasaban los límites establecidos para el consumo de alcohol en la conducción.

Anuncios
Anuncios

Galería de imágenes