•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La Fiesta del Día de la Luz volvió a triunfar. El municipio cacereño de Arroyo de la Luz fue ayer el centro de atracción de unas 12.000 personas llegadas de distintos pueblos y ciudades de España y del extranjero que no quisieron perderse esta fiesta, así como de una decena de medios de comunicación, cinco de ellos nacionales, afirmó el alcalde, Santos Jorna.

El alto número de jinetes inscritos para las carreras, unos 150, y la decena de carruajes de caballos y carrozas que desfilaron engalanadas al ritmo de la música fueron el claro reflejo del gran auge que vive esta fiesta que se celebra cada Lunes de Pascua. Los caballos y la patrona, la Virgen de la Luz, fueron los dos grandes protagonistas de este día al que también se sumó el presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, una visita que agradeció el mayordomo de la Cofradía Virgen de la Luz, Florencio Crespo, que consideró la presencia del presidente como un apoyo a la difusión de una fiesta que está pendiente de ser declarada de Interés Turístico Nacional.

Cada año, el momento más esperado son las populares carreras que protagonizan los jinetes. Por eso, este año el ayuntamiento, a través de su página web, ha dado la posibilidad a todo el mundo de ver este evento en directo en internet. "En los próximos días sabremos exactamente las personas que han visto nuestra fiesta por Internet", señaló el alcalde.

Este año, las carreras han tenido una mayor presencia femenina. En concreto, 22 mujeres jinetes cabalgaron al galope sobre sus caballos por la Corredera. Catalina Prado es una de las amazonas que siempre asisten a esta cita. "Para mí correr por la Corredera es como estar en una nube", confesó. Esta joven, de 28 años, comenzó a montar a caballo con solo 8 años lo que muestra que el Día de la Luz no tiene edad. Más aún, tras ver cabalgar por la Corredera, ayer, a un jinete de 5 años, el más joven y a otro de 80 años, el más veterano.

No solo se ha registrado un aumento en participación, sino también en calidad. "Cada año hay más y mejores jinetes y mejor organización", dijeron José Antonio Gómez y Félix Padilla, presidentes de las asociaciones ecuestres Virgen de la Luz y Las Cuatro Esquinas, respectivamente. La fiesta, con siete siglos de historia, supone un homenaje a la patrona de la Virgen de la Luz. Por ello, en su honor se celebraron tres procesiones en las que la imagen estrenó un palio de tisú bordado en plata elaborado en Jerez de la Frontera.

La jornada, también dió para degustar los embutidos de la tierra, el buen vino y los jamones que colgados desde las ventanas eran cortados por los mozos. "Mientras esperamos a que bajen los caballos, vamos picando algo", comenta Patricia Martín, mientras sostiene un plato con jamón, junto a un grupo de amigos. La fiesta también contó con el popular Chikilicuatre , eso sí, representado por un arroyano que desfiló disfrazado en una de las carrozas.