•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El Ayuntamiento de Moraleja pidió ayer unidad en el proceso de independencia de la entidad local menor de Vegaviana, cuyo expediente se encuentra ya en la Dirección General de Administración Local.

 El enfrentamiento entre el consistorio de Moraleja y el alcalde de Vegaviana, Juan Caro, se produjo después de que Carlos Lomo, teniente de alcalde de la localidad matriz, manifestará públicamente que a los asesores jurídicos del ayuntamiento se les había comunicado verbalmente que "a priori se votará negativamente a la independencia porque Vegaviana tiene menos de 2.000 habitantes" y hay dictámenes preceptivos del Consejo de Estado que aconseja alcanzar esta cifra de habitantes para prestar unos servicios mínimos.

Carlos Lomo recordó a Juan Caro que todas las corporaciones locales de Moraleja han colaborado en alcanzar los deseos de independencia de los vecinos de Vegaviana e insistió en que "el Partido Popular es el que prácticamente se ha encargado de todos los pasos" del proceso. "Queremos que haya una unión para alcanzar la segregación", dijo Lomo quien animó al alcalde de Vegaviana a seguir adelante con las gestiones oportunas para que "en Consejo de Gobierno de la Junta y por decisión del presidente extremeño se obvie el informe negativo y se dé el visto bueno a la independencia" de la entidad.

 Esta misma semana Juan Caro insistió en que Vegaviana ha demostrado ya que los servicios que se prestan a los ciudadanos se gestionan desde el propio ayuntamiento de la entidad y no desde Moraleja, población matriz de la que depende. Asimismo, Caro denunció públicamente que "no han llegado las aportaciones económicas que tienen que llegar a Vegaviana" y recordó que en la actualidad Moraleja "no presta ningún servicio". Por su parte, el teniente de alcalde de Moraleja y concejal de Hacienda, Carlos Lomo, respondió a Caro que "hay que recorrer el camino juntos porque a la corporación y a los concejales del Partido Popular sí le interesa la independencia y Moraleja tiene la intención inequívoca de seguir apoyando este proceso".

         La entidad local menor de Vegaviana, población eminentemente agrícola, se hizo con su escudo y bandera oficiales en el año 2005 y Moraleja aprobó en un pleno celebrado en el 2006 ceder la cantidad de 2.200 hectáreas de terreno de regadío a Vegaviana para hacer posible sus planes de segregación.