•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La Asociación Down Extremadura en Don Benito tiene solo 21 familias asociadas de toda la comarca en el año que lleva instalada en la localidad. Por este motivo, la nueva directiva quiere impulsar el colectivo con la intención de ayudar a más personas que tienen este trastorno y a sus familiares, y pide la implicación del sector privado para lograr su integración laboral.

Su objetivo es formar a los afectados para que puedan tener una vida normal. En este sentido, prestan servicios de atención temprana, habilitación funcional, formación profesional y educación de adultos, inserción laboral y atención a familias.

Una de sus apuestas importantes es el curso de competencia profesional de auxiliares de oficina para seis jóvenes con down y otras discapacidades. Su presidente, José González, pidió ayer la colaboración de las empresas privadas. "La Administración pública no puede contratar a todos, por eso necesitamos la ayuda del sector privado", resaltó.

En ese sentido se orienta un convenio firmado con el ayuntamiento gracias al cual tres alumnos hacen prácticas. Santiago Nieto -síndrome down- y María Sánchez -con discapacidad- trabajan como ordenanzas municipales. Los dos se unen a Laura Cordero que desde hace cinco años desempeña con destreza esas labores. Y de momento, solo una empresa privada -una asesoría- ha apostado por los discapacitados y ha acogido en prácticas a otra alumna.

La asociación pasa por importantes apuros económicos y necesita cambiar el suelo del aula de estimulación sensorial, y arreglar sus aulas. Su escasez de recursos se verá compensada con el gesto solidario que han tenido los organizadores de la primera prueba del Campeonato de Extremadura de Motocross que se celebrará mañana. La taquilla se la darán a ellos y Cruz Roja.


Galería de imágenes