•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Al cumplirse el noveno día de la huelga indefinida que mantienen los trabajadores de la Administración de Justicia, los jueces decidieron ayer hacer pública su crítica al Ministerio de Justicia por haber "decidido unilateralmente" la práctica congelación de las retribuciones de los jueces para esta anualidad, así como anunciar la posibilidad de llegar a una huelga indefinida nacional si no se atienden sus demandas.

El juez decano de Cáceres, Federico Alba, informó ayer a EL PERIODICO de la situación de los jueces españoles, que, según indicó, por la congelación de sus retribuciones decidida por el Ministerio "hace que los jueces estén en peores condiciones que al resto de la función pública".

Este asunto fue tratado la tarde del miércoles por la Junta de Jueces de Cáceres, así como por todas las Juntas de Jueces de España, "y todas han expresado en el día de ayer –por el miércoles 13 de febrero– su protesta por esta injusta discriminación".

En cuanto a los acuerdos adoptados por la Junta de Jueces de Cáceres, Alba indicó que para que se atiendan "nuestras justas reivindicaciones", se ha acordado proponer a las asociaciones judiciales que convoquen a todos los jueces y magistrados a una concentración ante el Ministerio de Justicia en Madrid, "y en el caso de que no se vean satisfechas nuestras demandas tras esa concentración, interesar de las asociaciones judiciales que se convoque a todos los jueces y magistrados a una huelga indefinida".

Los jueces hacían públicas sus quejas, y los funcionarios de la Administración de Justicia cumplían su noveno día de huelga, jornada de paro que según los sindicatos secundaron el 95% de los trabajadores de la comunidad, y el 44,25% según la Delegación del Gobierno.

Pero los sindicatos advirtieron que los resultados de esta huelga indefinida comienzan ya a ser visible en todos los juzgados extremeños, "pues se han suspendido ya 1.300 juicios y cada vez está más cercano el colapso absoluto de la Administración de Justicia en la región". Indicaron, al mismo tiempo, que para evitarlo "la solución es tan fácil como que el ministro, Mariano Fernández Bermejo, vuelva a convocar una mesa de negociación en la que atienda las reivindicaciones de los trabajadores", cuya fuerza se demostró el miércoles en la gran manifestación celebrada en Madrid y en la que participaron más de 4.000 funcionarios, 200 extremeños.

"Hemos advertido al Ministerio de que no vamos a claudicar, de que nuestras reivindicaciones son justas y de que no hemos emprendido una huelga indefinida para renunciar a nuestras reclamaciones", indicaron.

Y mientras tanto, la Delegación del Gobierno ha informar sobre la incidencia diaria de la huelga, que según sus datos no ha llegado ningún día al 50%.


Galería de imágenes