•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Un hombre domiciliado en Navalmoral de la Mata y dos de nacionalidad colombiana fueron detenidos la pasada semana por la Guardia Civil en una operación antidroga en la que se incautaron de cocaína y otras sustancias prohibidas.

Los efectivos que participaron en la operación constataron la existencia de un pequeño laboratorio para el corte y elaboración de droga sintética en un municipio de la provincia de Madrid.

Según informaron ayer fuentes de la investigación, el operativo policial se inició a raíz de la detención del vecino de Navalmoral de la Mata, que está acusada de tenencia ilícita de armas, y al que le fueron intervenidos un revólver en perfecto estado de uso y 150 cartuchos. La detención de este individuo abrió pistas que condujeron a Madrid, donde fueron localizados y detenidos los dos hombres de nacionalidad colombiana por tráfico de sustancias estupefacientes.

Según la Delegación del Gobierno en Extremadura, el vecino de Navalmoral de la Mata fue detenido en esta ciudad cacereña, aunque otras fuentes de la investigación indicaron que tuvo lugar en Madrid. Lo que sí está claro es que los agentes obtuvieron indicios suficientes de que se podría estar cometido en la provincia madrileña un delito contra la salud pública por tráfico de drogas.

La Guardia Civil realizó dos registros domiciliarios, uno en la capital de España y el otro en la localidad madrileña de Garganta de los Montes, en los que intervino 10.000 dosis de cocaína y 14.000 gramos de diversa sustancias, utilizadas para el corte y elaboración de drogas sintéticas. Junto a la droga se intervino material e instrumentos como prensas, básculas de precisión, batidores, mascarillas o productos químicos, todos ellos pertenecientes al laboratorio doméstico que utilizaban para el corte y elaboración de la droga.

La operación se realizó conjuntamente por fuerzas de la Guardia Civil de Cáceres, Navalmoral de la Mata y Madrid. Los dos detenidos de nacionalidad colombiana fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción número 14 de Madrid e ingresaron en prisión, mientras que el vecino de Navalmoral está en libertad con cargos.