•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, pidió ayer en Bruselas a la comisaria de Agricultura, Mariann Fischer Boel, que el sistema actual de ayudas al cultivo del tabaco se mantenga hasta el 2013. De esta forma, el sector tendría tiempo para mejorar la calidad de su producción e intentar ajustar las estructuras de costes y precios para sobrevivir "sin necesidad de estar siempre pendientes de las ayudas", justificó. Vara invitó a Fischer visitar las comarcas tabaqueras extremeñas en el mes de septiembre para conocer su realidad. La comisaria aceptó en principio.

La máxima responsable de Agricultura del Ejecutivo comunitario mostró "cierta receptividad", aunque dejó claro que existe un reglamento de reforma del sector del tabaco aprobado por los Veintisiete y puso de relieve la "dificultad" de modificarlo porque se requiere un nuevo acuerdo del Consejo de Agricultura, según explicó Vara.

La reforma del sector del tabaco pactada en el 2004 prevé que las ayudas directas que reciben los agricultores por producir desaparezcan en el 2010. A partir de esa fecha, los agricultores percibirán en la práctica solo el 50% de la subvención. Bruselas destinará la otra mitad al Gobierno español para que invierta en políticas de desarrollo rural.

Vara aseguró que ello significaría el "abandono de la producción" y la desaparición de 20.000 empleos en tres comarcas extremeñas que representan el 92% de la producción de tabaco de España. "Son decisiones en el ámbito agrícola que tienen mucho que ver con el empleo en una determinada zona", destacó.

Por este motivo, el presidente extremeño pidió a Fischer Boel "más tiempo" para que los productores sigan mejorando la calidad y para que el tabaco pueda acabar sobreviviendo sin ayudas. "Yo creo que, en el horizonte de unos años, no es que vaya a desaparecer el tabaco, es que puede ser que el tabaco sobreviva sin necesidad de las ayudas en los términos en los que ahora existen", resaltó.

En este sentido, Fernández Vara reclamó a la comisaria de Agricultura que se dé al tabaco un tratamiento similar al de otros cultivos y que se mantenga una parte de la ayuda acoplada a la producción hasta el 2013.

"Trátenos igual que al resto de los cultivos y yo me comprometo a que, durante ese tiempo, vamos a seguir haciendo los deberes para mejorar la calidad", reflexionó. Explicó que no existe ninguna alternativa rentable al cultivo del tabaco en las comarcas afectadas y señaló que la única salida consiste en lograr que los productores sean más competitivos en cuanto a precios y costes y "capaces de sobrevivir sin necesidad de estar siempre pendientes de las ayudas".

El presidente de la Junta planteó a Fischer Boel, como posible solución, que, al tratarse de un "problema regional" que no afecta a toda España ni siquiera a toda Extremadura, se dé margen de maniobra al Gobierno para "mantener ese acoplamiento aunque con carácter general se suprimiera para otros sitios". Afirmó que "10 u 11 países" estarían a favor de esta solución.

"Por mi condición de médico, si yo estuviera seguro de que el hecho de que Europa dejara de producir tabaco se traducía inmediatamente en que se dejara de fumar mi actitud sería otra, pero eso no es así. El hecho de que Europa deje de producir el 25% del tabaco mundial no va a llevar consigo el que se deje de consumir tabaco en Europa", argumentó Vara.

El presidente extremeño destacó el "clima de cordialidad" y de "total franqueza y lealtad entre los interlocutores" que rodeó el encuentro. Asimismo, puso énfasis en su idea de transmitir a Fischer que la desaparición de las ayudas europeas al cultivo del tabaco no es un problema de mercado, sino que es "un problema de empleo que tiene nombres y apellidos, dirección y código postal".

Vara estuvo acompañado en la reunión por el consejero de Agricultura y Desarrollo Rural, Juan María Vázquez, el eurodiputado extremeño Alejandro Cercas, la consejera jefe de Agricultura de la Representación Permanente de España ante la UE, la directora General de Acción Exterior, Lucía Martín, y la directora de la Oficina de Extremadura en Bruselas, Teresa Rainha.


Galería de imágenes