•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El perímetro del Nuevo Vivero se vallará al completo para protegerlo de los destrozos que causa el botellón en las instalaciones deportivas, según confirmaron desde el Ayuntamiento de Badajoz. El concejal de la Fundación de Deportes, Miguel Angel Rodríguez de la Calle, ya había anunciado la intención de colocar un cerramiento, aunque los técnicos municipales estaban preparando un informe para determinar si se instalaba en todo el perímetro o únicamente en el acceso principal al estadio.

Finalmente, se ha estimado conveniente que se valle todo el perímetro, de unos 500 metros, y ahora se está estudiando si la protección se colocará próxima al muro o abarcará todo el acerado. Asimismo, los técnicos están analizando cómo se resolverán las salidas de emergencia con el nuevo vallado. La redacción del proyecto y la inversión están pendientes de estos detalles y aunque la obra no tiene aún fecha de inicio, está previsto que se acometa este año, según informaron fuentes municipales.

Los alrededores del Nuevo Vivero, junto con el paseo Fluvial y el ferial de Caya, fue uno de los lugares designados por el Ayuntamiento de Badajoz para celebrar el botellón tras la entrada en vigor de la Ley de Convivencia y Ocio de Extremadura en el 2003. Desde entonces, el exterior del estadio ha sufrido los excesos de estas concentraciones juveniles: cristales rotos, paredes pintadas, fuerzas portadas y suciedad y restos de orines en todos los rincones. A ello se añaden las carreras de motos y coches por el acerado, donde se pueden apreciar las marcas de las frenadas.

 

AMBICION BLANQUINEGRA Alvaro Roa, presidente de Ambición Blanquinegra, gestora del Club Deportivo Badajoz, señaló que los destrozos en el estadio "son continuos", por lo que consideró "urgente" que se instale el cerramiento anunciado por el ayuntamiento. Añadió que los daños que causa el botellón suponen un gasto al ayuntamiento que, si el campo tuviera protección, no se tendría que realizar. En este sentido, citó como ejemplo que las últimas lunas que se han repuesto en la taquilla "no han tardado ni una semana en volver a aparecer estalladas", comentó.

El presidente de Ambición Blanquinegra también mostró su preocupación por la imagen que presenta el campo a causa de los desperfectos que sufre la parte exterior y que –dijo– "perjudica a la ciudad".

La gestora del Badajoz ya trasladó hace más de un año a Rodríguez de la Calle la necesidad de proteger el exterior del Nuevo Vivero y sugirió que el cerramiento se asemejara al realizado en el estadio del Getafe. "Su campo es prácticamente idéntico al nuestro, pero con el cerramiento". Roa añadió que lo idóneo para las instalaciones pacenses sería que el vallado no estuviera "muy lejos, pero tampoco pegado a la pared para que quede espacio para la gente que quiera pasear por la acera o hacer deporte", defendió.


Galería de imágenes