•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El trasvase de agua desde la presa de Portaje hasta el Guadiloba incrementará el recibo que paga el usuario en una media de tres a cuatro euros al mes, según los cálculos que realiza la Confederación del Tajo sobre el canon de regulación y la tarifa de utilización del trasvase y en base a los precios que ahora se abonan por consumos en los domicilios. El gasto medio en una vivienda está entre los diez y los doce metros cúbicos/mes (un metro cúbico tiene mil litros). El recibo con este consumo está ahora entre los 7,5 y 8,6 euros/mes. Con Portaje estará entre 10,9 y 12,7.

La obra del nuevo trasvase, que traerá el agua del norte de la provincia, se inició hace casi dos meses y por los plazos de ejecución podría estar a final del 2009 o comienzos del 2010. Portaje y su presa están a 65 kilómetros y es un segundo embalse, del que se traerá agua cuando no sea suficiente con el embalse del Guadiloba, que será lo normal, dado que en la mayoría de los últimos años el nivel del pantano cacereño se ha mantenido gracias a las aportaciones de agua desde el trasvase del río Almonte, una infraestructura con un futuro incierto en el momento que entre en servicio el nuevo trasvase.

Este nuevo abastecimiento está diseñado incluso con una tercera opción: en el caso de que no haya suficiente con Portaje y Guadiloba, se recogerá agua del canal de la margen izquierda del Alagón, que se abastece del pantano de Gabriel y Galán.

La Confederación del Tajo recuerda en su informe que los beneficiarios (los consumidores cacereños) por obras de regulación de las aguas superficiales y por obras hidráulicas deben abonar un canon y una tarifa de utilización. El importe que tiene la tarifa es superior al del canon dado el coste de las obras hidráulicas (en este caso es una conducción de 65 kilómetros con estaciones de bombeo para elevar el agua).

La cuantía del canon de regulación y de la tarifa viene determinada por los gastos de funcionamiento y de conservación de las obras, por los costes de administración y personal y por la amortización de las inversiones realizadas por el Estado (un 4% anual durante 25 años).

 

TASA Los elementos o infraestructuras que componen el nuevo abastecimiento son la presa de Portaje, el canal de la margen izquierda del río Alagón y la conducción y las nuevas estaciones de bombeo para elevar el agua. De estos elementos salen los costes de conservación y funcionamiento, los de administración y los de amortización, que al final son los que inciden en el importe del canon y de la tarifa que se repercute en lo que paga el usuario en su recibo, un recibo que se pasa cada dos meses en una tasa que incluye el agua, la recogida de basura y el alcantarillado.

El canon de regulación y la tarifa de utilización se hubiesen tenido que pagar tanto si se hubiera traído el agua de una presa en el Almonte o del embalse del Salor con otra conducción. Las cantidades finales difieren en base a la opción elegida. Pero cualquiera de las soluciones para la mejora del abastecimiento acaba teniendo una incidencia en el recibo que abona el consumidor.

De hecho el ayuntamiento ya reconoce en el presupuesto del 2008 una deuda con la Confederación Hidrográfica del Tajo por las obra del trasvase del Almonte, un débito que está cerca del medio millón de euros por unas obras que se hicieron en 1992 y cuya tarifa no se reconoció por el ayuntamiento, que ha recurrido ante el juzgado anualidades que ha venido pasando la Confederación Hidrográfica del Tajo.

En el informe de la Confederación del Tajo se hace una cuantificación de los distintos costes que determinarán el canon y la tarifa que se pasará al ayuntamiento y que éste puede repercutir en el usuario. De gastos de funcionamiento y de la dotación de mantenimiento se realiza un cálculo de más de 100.000 euros al año; de personal asignado a la instalación hay una previsión de 200.000 euros/año; de los gastos energéticos se toman en consideración distintas variables, y para un trasvase de doce hectómetros cúbicos (en Cáceres se consumen diez hectómetros al año) se calcula un coste de 415.000 euros; y por último están los costes de la expropiación (250.000 euros, según el proyecto) y el de las obras de la nueva conducción y estaciones de bombeo, cuantificadas en el proyecto en 62 millones, pero adjudicadas en 40,4.

Hay otros dos conceptos que se recogen en el informe de la confederación, como son el canon y la tarifa que se aplica al sistema del Alagón (en último extremo el agua se traería desde el canal de la margen izquierda del Alagón), aunque su repercusión en el coste total no es determinante. El otro concepto es que se considera que es imputable a la tarifa el 50% del coste de ejecución de la presa de Portaje.

 

NUMEROS Partiendo de todos los elementos que influyen en el canon de regulación y en la tarifa y aplicando las fórmulas para el cálculo numérico que tipifica la legislación, se llega a unas cantidades medias sobre lo que ambos costarían al ayuntamiento.

Si todos los años se tuviesen que trasvasar 10 hectómetros cúbicos (el consumo en Cáceres en un año) de Portaje hasta el Guadiloba, por la tarifa se pagaría 0,377 euros el primer año de utilización del trasvase, mientras que por el canon de regulación serían 0,029. Cada una de estas cifras es por cada mil litros de agua. El importe total sería de 0,406 euros, una cantidad que el ayuntamiento puede repercutir al usuario, como se hace ahora con los gastos de llevar el agua desde el trasvase del Almonte o el Guadiloba a la estación depuradora de la Montaña y de aquí a los depósitos y viviendas.

El valor del metro cúbico es menor si se saca el precio medio de los 25 años de la amortización de las obras. El coste sería de 0,33 euros por mil litros.

Pero si se parte del precio del primer año de utilización del trasvase, que sería cuando se notaría la incidencia en la tasa, a los 0,406 euros por cada mil litros habría que aplicar la bonificación, que es de un 36%, para el caso de consumos en domicilios, donde se paga por debajo del precio real que tiene el agua, y sumar la cantidad resultante a los 55 céntimos que ahora paga una familia por cada mil litros (una cantidad a la que habría que restar la incidencia del trasvase del Almonte). Además hay que sumar la cuota fija, que es de 4 euros cada dos meses.

El resultado final, para consumos mensuales que estén entre los diez y los doce metros cúbicos, sería que se podría pasar de pagar de entre 7,5 y 8,6 euros al mes a abonar de 10,9 a 12,7 euros mensuales.


Galería de imágenes