•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El corredor ferroviario de alta velocidad entre Madrid y Badajoz ha vuelto a tropezar en el tramo que atraviesa la provincia de Toledo, puesto que al menos un tramo de casi siete kilómetros no tendría siquiera proyecto hasta el 2011. El pasado 28 de diciembre, y tal y como informó EL PERIODICO el viernes, el Ministerio de Fomento convocaba el concurso para elaborar el Estudio Informativo del tramo urbano de Talavera de la Reina, y los plazos que se manejan en el pliego de condiciones marcan que este trámite no se cubriría hasta mediados del 2010.

Posteriormente habría que someter el trazado escogido a Evaluación de Impacto Ambiental, y después convocar el concurso para elaborar los proyectos. Esto supone que en el mejor de los casos dicho proyecto no estaría listo hasta avanzado el 2011, y sólo entonces podría convocarse el concurso para ejecutar la obra.

 

TERCER CAMBIO El tramo en cuestión parte del punto kilométrico 86 y llega hasta el 91,7 y esta es la tercera vez que el Ministerio de Fomento lo modifica después de hacer el Estudio Informativo.

Según consta en el pliego de condiciones por el que el ministerio convoca el concurso, hecho público hace diez días, el primer Estudio Informativo se concluyó en abril del 2003 y fue remitido al Ministerio de Medio Ambiente para su evaluación en noviembre de ese mismo año. Sin embargo, tres años después, en abril del 2006 se realizó una modificación al haber decidido Fomento que esta línea sirviese también para mercancías.

Tampoco esta vez sirvió, ya que en octubre del 2007 el ministerio, la Junta de Castilla-La Mancha, el Ayuntamiento de Talavera de la Reina y el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) firmaban un acuerdo para soterrar la vía en su tramo urbano –actuación no contemplada antes– y construir la nueva estación en la localidad toledana.

Esto ha obligado a iniciar el procedimiento desde el principio. Así, la licitación convocada, con un presupuesto superior a los 300.000 euros, marca que el 29 de febrero se abrirán las ofertas para la realización del Estudio Informativo. Una vez que se adjudique definitivamente (en torno a un mes) la empresa adjudicataria dispondría de dos años (18 meses para proponer un trazado y seis más para resolver las alegaciones que se presenten) antes de que este estudio sea definitivo.

Según indica Fomento, cuando esté cerrado este trámite (hacia abril del 2010) se enviaría la propuesta a Medio Ambiente para que la evalúe. Apurando mucho los plazos, la declaración ambiental se conocería a final de año, y sólo entonces podría convocarse el concurso para redactar el proyecto.

Cuando se supere este nuevo trámite (no menos de seis meses después) se estaría en condiciones de licitar las obras.

Pero, además, hay otro tramo en una situación aún más indefinida. Se trata del que parte de la actual línea Madrid-Toledo y enlaza precisamente con el trazado urbano de Talavera de la Reina. Tal y como informó EL PERIODICO, la declaración de una Zona de Especial Protección de Aves (ZEPA) en Torrijos ha obligado a replantear el trazado, ya que el previsto cruzaba por mitad de esta nueva zona protegida.

En este caso ni siquiera se ha convocado la licitación para elaborar el Estudio Informativo que defina los posibles trazados.

El trazado por Extremadura tampoco se libra de esta situación. Los tramos urbanos de Cáceres, Badajoz y Mérida se encuentran pendientes de que se convoque el estudio que determine los posibles trazados.


Galería de imágenes