•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La alcaldesa de la localidad de Moraleja, Concepción González, rechazó ayer las acusaciones del Partido Socialista sobre los supuestos intereses personales en la modificación número 9 de las normas subsidiarias de dos concejales del equipo de gobierno, uno de Ipex y otro del PP. González se mostró tajante al negar las acusaciones de la oposición y aseguro que "rayan lo psicótico y lo enfermizo". La primera edil manifestó que nadie del equipo de gobierno de Moraleja "pretende beneficiarse del Ayuntamiento".

En cuanto al anuncio del PSOE de haber recusado a los dos tenientes de alcalde del consistorio por este asunto urbanístico, Concepción González, recordó al Partido Socialista que "no se puede recusar a un concejal porque es una tontería" y afirmó que la táctica del PSOE no es otra que "mentir porque algo quedara".

La alcaldesa insistió en que no hay intereses particulares en la modificación de las normas subsidiarias y aseguró que se trata de respetar los cascos antiguos y mantener la configuración que siempre tuvieron. Sobre los supuestos intereses personales de los concejales Angel González Cava y Carlos Lomo, la edil manifestó que siempre han estado al margen del asunto y que el equipo de gobierno ha realizado una política basada en "informes históricos y culturales". "Jamás he comprado una voluntad, sólo le he pedido a Ipex colaboración en Moraleja para trabajar en beneficio de los ciudadanos", añadió.

En cuando a la calle Derechos Humanos (vía objeto de modificación), González afirmó que todos los vecinos han firmado un documento apoyando esta medida "a excepción de Carlos Lomo porque es concejal y reside en esta calle", finalizó.