•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La consejera de Cultura y Turismo, Leonor Flores, ha destacado el respeto al patrimonio y la apuesta por el desarrollo económico de Alburquerque como ejes principales del proyecto de construcción de la nueva hospedería que se va a construir en la localidad.

La consejera asistió anoche al acto de presentación, ante vecinos y vecinas de la localidad, del proyecto definitivo de la hospedería, edificación que comenzará en breve y cuyos detalles técnicos fueron explicados por uno de los miembros del equipo de arquitectos encargados de su elaboración.

Leonor Flores aclaró que no se ha querido presentar públicamente el proyecto hasta que no se cumplieran todos los trámites legales pertinentes y añadió que la Comisión de Patrimonio había dado el visto bueno al proyecto con los votos favorables de casi la totalidad de sus integrantes.

La consejera quiso garantizar que se respetará totalmente la riqueza patrimonial del castillo y de los baluartes y que lo que se pretende desde la Consejería es aunar el patrimonio de la localidad y el desarrollo económico junto con el fomento del turismo en la zona. Además, adelantó que desde la Junta se velará para que la calidad y la excelencia sen las señas de identidad de las todas las hospederías de Extremadura.

Leonor Flores indicó que este proyecto es beneficioso para Alburquerque, no sólo por los visitantes que acudirán interesados en alojarse en el interior de un castillo, sino también por la creación de puestos de trabajo que supondrá para la población de la zona.

El nuevo proyecto cuenta con 38 habitaciones en la zona del baluarte y 8 en el patio de la fortaleza, consta de una zona de convenciones, spa y piscina climatizada, cafetería, restaurante y zonas de servicios. Se ha proyectado un ascensor que conectará los baluartes con el patio de armas desde el interior del Castillo. Para ello, se está trabajando con ingenieros de minas y empresas especializadas, que consideran viable horadar la roca de cuarcito para acceder a la parte superior.

El arquitecto José María Sánchez explicó que los baluartes del castillo fueron en su mayor parte vaciados y rehabilitados con un muro de hormigón de contención hace 15 años, por lo que la actuación que se llevará a cabo consistirá en utilizar la parte interior de dichos espacios para ubicar la mayoría de las instalaciones de la hospedería. En el patio de armas del castillo se eliminarán algunas de las construcciones actuales para contar con espacios más amplios y se ubicará una cafetería.

Además, señaló que la morfología del castillo no sufrirá ninguna modificación ya que no se añadirán edificaciones de nueva planta a la ya existentes. La iluminación de la zona hotelera ubicada en las murallas se realizará mediante pequeñas aberturas en forma de troneras en el exterior y una abertura continua que servirá de unión entre el establecimiento y la roca.


Galería de imágenes