•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Representantes de la plataforma ciudadana contraria a la presa de Portaje entregaron ayer en el Congreso de los Diputados un informe de cerca de 200 páginas para solicitar la paralización de las obras del nuevo abastecimiento, iniciadas el pasado martes por el Gobierno. Según explicó ayer Miguel Salazar, portavoz de la plataforma, el dossier incluye desde "informes técnicos a recortes de prensa y documentación sobre otros proyectos no de ley del Grupo Popular" que justifican otras alternativas "más viables y más positivas para el futuro" de la conducción de agua.

Salazar estuvo acompañado en su viaje a Madrid por Ladislao Reveriego, vicepresidente de la federación vecinal, y otros miembros de esta plataforma ciudadana.

Aunque la delegación no consiguió reunirse con Victorino Mayoral, diputado del PSOE por Cáceres, al que dejaron el informe en su despacho, –Mayoral explicó luego que "si le hubieran avisado, les habría recibido"–, sí mantuvieron un encuentro con los populares Amador Alvarez, Concepción González y María Teresa de Lara, a los que transmitieron su inquietud porque "Portaje no es la solución al problema del abastecimiento de agua a Cáceres", indicó Salazar.

En esa reunión también fueron informados por los populares de que no hay partida alguna para construir la presa en los presupuestos del 2008. Así lo aseguró Salazar, que hizo hincapié en que "no hay nada, solo los cinco millones de euros de este año para iniciar la obra", reiterando que ésta "puede ser una solución a corto plazo, pero no a medio o largo para la ciudad".

En este sentido, marcó como claves para la oposición a este proyecto la necesidad de que Cáceres cuente con "un proyecto de abastecimiento que sea solo para ella y no limite el consumo a industrias y ciudadanos". La solución de transportar el agua desde Portaje, aseguró Salazar, encarece el precio "entre el 150% y el 200%" ya que en época de sequía sería necesario traerla desde el pantano de Gabriel y Galán y pagar lo que exija la comunidad de regantes.

Como alternativa más viable, la plataforma sigue defendiendo la opción del Almonte porque el agua recorre menos kilómetros lo que redunda, según Salazar, en beneficio del ciudadano: "Son 18 kilómetros desde el Almonte. Si ya tenemos diez hechos del trasvase del Guadiloba, el transporte se acorta considerablemente", subrayó.

EL 10-M, PLEBISCITO Satisfechos con el recibimiento en el Congreso, la plataforma tiene previsto presentar en los próximos días una serie de iniciativas para mantener su oposición al nuevo abastecimiento. Aunque Salazar prefirió no concretarlas ayer, sí dejó claro que las próximas elecciones generales deberán servir de plebiscito para que los ciudadanos refrenden esta obra impulsada por el Gobierno socialista: "El 10 de marzo veremos si Cáceres va a tener agua o no", apuntó Salazar aludiendo al día de los comicios del próximo año.

Este portavoz insistió en que es necesario "estudiar otras alternativas" a Portaje y se felicitó por que el presidente de la Confederación Hidrográfica del Tajo, José María Macías, "ya haya reconocido que no tiene agua y que hará falta el 70% de su capacidad actual para llenar las tuberías que llegan hasta Cáceres".

Y es que para la plataforma contraria a Portaje la situación geográfica de la presa tampoco ayuda al estar ubicada "en un valle que recoge agua de lluvia y que siempre ha servido para regar". Salazar se preguntó entonces cómo resolverá la confederación la carencia de recursos hidrícos cuando no llueva y los costes extras que supondrá transportarla desde el pantano de Gabriel y Galán.