•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Cuarenta personas han sido detenidas y siete más imputadas en 22 provincias españolas, entre ellas Badajoz, están acusadas de corrupción de menores y posesión de pornografía infantil, en una operación llevada a cabo por la Guardia Civil de Navarra entre usuarios de internet y telefonía móvil.

Las investigaciones comenzaron a raíz de la denuncia presentada por un vigilante de seguridad en el puesto de la Benemérita en Tudela (Navarra) después de recibir en su teléfono móvil un archivo pornográfico, explicó en conferencia de prensa el delegado del Gobierno en Navarra, Vicente Ripa. A partir de ese momento, con la dirección del Juzgado de Instrucción 3 y la Fiscalía de Tudela, se iniciaron las investigaciones que se han prolongado durante un año en doce comunidades autónomas.

En este tiempo, precisó Ripa, se han analizado 72.000 sms y mms, practicado 45 registros, intervenido más de un centenar de teléfonos móviles y 3.000 archivos pedófilos en formatos de vídeo e imagen, además de numerosos soportes de almacenamiento digital y reproductores como CDs, DVDs, tarjetas de memoria y discos duros. Además las investigaciones de esta "Operación Membrillo" se han extendido a Colombia y Argentina para determinar el origen de algunos archivos y a EEUU para obtener datos de ciertos envíos.

Anuncios
Anuncios

Según comentó el coronel jefe de la novena zona de la Guardia Civil, Benito Salcedo, las edades de los niños eran "muy inferiores a los diez años" y los detenidos utilizaban canales especiales a través de operadoras de móviles, así como mensajería móvil e internet, además de pseudónimos para dificultar su localización, y el "cibergrooming" simulando ser menores de edad para atraer así a los niños. Indicó asimismo que buscaban imágenes "a ser posible reales y en vivo" pero también pretendían "iniciar en las prácticas sexuales a los niños".

Los investigadores consideran que los archivos intervenidos tienen "una alta concentración de perversidad" tanto por el contenido pornográfico de las imágenes como por las edades de los pequeños, ya que alguno de los detenidos pedía incluso bebés. De la operación se deduce la producción de los archivos por los supuestos responsables, parte de los cuales se vanagloriaban de enviar las de familiares y aun la de sus propios hijos o hijas, lo que posibilitó la identificación de dos de las menores que aparecen en las imágenes. La Guardia Civil considera asimismo a algunos de los detenidos como elementos "peligrosos" ya que en sus mensajes hablaban de buscar "pekes" para realizar sus fantasías sexuales.

Tanto la operación como los arrestos se han llevado a cabo en cuatro fases, la primera en Asturias, Granada, Murcia, Huelva y Barcelona, en la que fueron cinco los detenidos. Entre ellos, ya encarcelados, J.A.A:G, de 43 años, principal objetivo y unos de los presuntos productores de imágenes; J.M.N.V., de 30 años, presunto productor también y que incitó al anterior a enviarle fotografías de su hija de seis años, y D.M.S., de 23 años, quien presumía de haber realizado tocamientos a una menor.

En la segunda fase hubo 19 detenidos, dos de ellos menores de edad, en Alicante, Cádiz, Barcelona, Guipúzcoa, Lugo, Cuenca, Málaga, Orense, Madrid, Tenerife, Vizcaya, Valencia y A Coruña, donde se practicaron registros en todos sus domicilios.

La tercera fase conllevó el arresto en A Coruña de otro de los objetivos prioritarios, A.F.D., de 24 años, también en prisión, que realizaba montajes pornográficos con menores, establecía contactos y enviaba "material de muestra" y archivos por los que pedía importantes cantidades de dinero.

La cuarta y última fase, los días 13 y 16 de este mismo mes, se saldó con 15 detenciones en varias provincias, entre ellas Castellón, Cantabria, Badajoz, León, Huelva, Lérida, Pontevedra y Madrid, en este caso la de C.S.A., de 44 años, encarcelado, y quien supuestamente inició al anterior en el intercambio de archivos por MMS y le facilitó contactos.


Galería de imágenes