•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La Guardia Civil de Talarrubias detiene a los padres de una niña de dos años, de nacionalidad rumana, que ingresó cadáver en el Hospital Siberia-Serena y que presentaba diversas heridas y hematomas.

Según informa la Guardia Civil y recoge El Periódico Extremadura, a las 00.05 horas recibió una llamada del 112 en la que alertaba a los agentes de que en el Hospital Siberia-Serena había ingresado cadáver una menor de dos años de nacionalidad rumana, la cual presentaba diversas heridas y hematomas.

Al llegar al hospital, los agentes notifican esta situación a la autoridad judicial y, "ante la sospecha de que la menor pudiera haber sido victima de malos tratos, se procede a la detención de los ciudadanos rumanos y padres de la menor". Se trata de V.P y CR.A.G, ambos de 18 años, como posibles autores de un delito de malos tratos en ámbito familiar, a la espera del resultado de la autopsia.

Anuncios
Anuncios

Por otro lado, la otra hija de la pareja, también de dos años de edad, se encuentra en el centro de menores Pedro Valdivia de Villanueva de la Serena.

Por su parte, la Junta de Extremadura lamenta, en primer lugar, la muerte hoy de una niña de tres años de edad en Talarrubias y afirma que mantiene contacto permanente con la Delegación del Gobierno y las Fuerzas de Seguridad para facilitar su labor en torno a la investigación abierta.

El Gobierno extremeño quiere hacer varias consideraciones. En primer lugar, la Junta de Extremadura nunca ha ejercido la tutela de la menor fallecida, como se ha afirmado en diversos medios de comunicación.

En concreto, la Dirección General de Infancia y Familias entra en contacto con las dos menores de esta unidad familiar (de un año y medio y tres años de edad) a raíz de un aviso de la Guardia Civil, que denuncia malos tratos a la niña de menor edad por parte de su abuela, con quien residían las menores, ya que sus padres (dos ciudadanos rumanos de 18 años de edad) trabajaban en Sevilla.

Siguiendo el protocolo establecido para estos casos, y primando la protección de las menores, la Junta las acoge en uno de sus centros, e inicia el estudio del caso. En ese momento, se pone en contacto con los padres de las niñas, les informa de lo sucedido y, en todo momento, los progenitores acceden a las condiciones propuestas por los Servicios Sociales de Base del Ayuntamiento de Talarrubias y el equipo de menores de la Junta de Extremadura, para que las menores retornen con ellos, siendo una de las condiciones el alejamiento de la abuela, por lo que trasladan incluso su residencia, de Siruela a Talarrubias.

La última visita de los técnicos de la Junta de Extremadura y de los Servicios Sociales del Ayuntamiento a la familia se produjo el pasado viernes 2 de noviembre, cuando la madre de las menores acudió con el citado equipo al Centro de Salud de Talarrubias para solicitar la tarjeta sanitaria de la menor.

En este sentido, la Junta de Extremadura quiere dejar claro que el seguimiento a los padres ha sido riguroso y que colaboraron en todo momento con el equipo del Programa de Familias y con los Servicios Sociales de Base municipales, quienes supervisaron y analizaron de manera exhaustiva la idoneidad de los progenitores, que nunca dieron muestra de actitud violenta con sus hijas.

Finalmente, la Junta de Extremadura ha ejercido la tutela automática de la otra menor, que se encuentra ya acogida en un centro de la región.


Galería de imágenes