•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Los mayores de cáceres han ocupado por primera vez los escaños del salón del plenos del ayuntamiento desde los que elevaron al Gobierno de Carmen Heras medio centenar de demandas para mejorar la vida de este sector de la población, principalmente referidas a la construcción de más residencias para la tercera edad, la dotación de urinarios públicos y transporte urbano gratuito.

También solicitaron mayor presencia policial en la calle y la mejora de los acerados por el peligro que supone para los ancianos, se interesaron por El Corte Inglés y expresaron su preocupación por la calidad del agua.

Era el primer Pleno del Mayor, organizado por la concejalía de Participación Social y Ciudadana dentro de las actividades del mes dedicado a este colectivo. Se pretendía que fuera un foro simbólico de participación de los mayores cacereños donde se oyeran "sus palabras", según les manifestó la alcaldesa, Carmen Heras, en su bienvenida al salón. Esta les pidió que hablaran "con libertad" y les prometió que con sus propuestas se hará un plan de trabajo para la tercera edad.

Durante dos horas, dos representantes de quince asociaciones de pensionistas y la tercera edad en general hicieron las veces de concejales. Otro medio centenar de mayores ocuparon los asientos destinados habitualmente para el público. La alcaldesa, Carmen Heras, presidió el pleno la primera hora, después traspasó poderes al primer teniente de alcalde, el concejal de Izquierda Unida Santiago Pavón.

El abandono del pleno por parte de la alcaldesa suscitó airadas críticas e incluso dos representantes de colectivos abandonaron sus escaños en señal de protesta. "¿Es más importante el otro acto que esto? La alcaldesa debería estar aquí sabiendo de antemano que tenía este pleno", manifestó Alfonso Pérez, de la asociación de La Mejostilla. Pavón les dio la razón.


Galería de imágenes