•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La aceitunera, las ganancias, el guindo, el fandango extremeño, los piquitos, el palancar y el perantón son algunas de las jotas extremeñas que 30 chicos y chicas de 4 a 12 años aprenden en los cursos que ha comenzado a impartir la Asociación Folclórica de Coros y Danzas Savia Viva de Coria. Las clases, que durarán hasta junio, se dan una hora al día de lunes a jueves en el antiguo colegio Sagrado Corazón. Por solo una cuota de siete euros al mes cualquier niño puede aprender a bailar las jotas más típicas de su tierra. "Muchos de los que vienen ya llevan 3 o 4 años en el curso y ya saben flexionar mejor", comentó Beatriz Maldonado, una de las profesora de baile.

Interés y constancia son los únicos requisitos que los alumnos deben de tener para llegar a bailar de forma correcta una jota extremeña. "Que les guste y con un poco de empeño se puede aprender a bailar la jota sin dificultad", señaló la profesora. Y en cuanto a los pasos "algunos son difíciles, pero los niños suelen aprenderlos a la primera", aseguró. Como colofón de las clases, los alumnos pondrán en práctica lo aprendido en el festival folclórico que cada año se celebra en San Juan, así como en otros eventos. Por otro lado, el presidente del grupo, Pedro Clemente, explicó que en el 2007 han bailado en los festivales de Navalmoral de la Mata, Badajoz, Guadalupe, León y Coria y actuado en Portezuelo y Eljas.

Clemente confesó que la incorporación de nuevos integrantes al grupo "cuesta cada vez más", y animó a hacerlo, especialmente, a los que tocan un instrumento. "Nos hacen falta músicos de bandurria, laúd y acordeón", dijo.

El grupo, promotor de la Rondeña Casillana, asistirá a unas jornadas regionales de la Federación Extremeña de Folclore el 10 y 11 de noviembre en Miajadas.