•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El nuevo cuartel de la Guardia Civil de Garrovillas de Alconétar estará acabado en el verano del próximo año. Así lo anunció el alcalde, Pedro Martín, tras visitar las obras que ejecuta la empresa Construcciones Fernández Bueno. Los trabajos fueron adjudicados por el Ministerio del Interior con un presupuesto que alcanza los 595.000 euros.

El nuevo edificio, que se ha levantado sobre un solar de 1.500 metros cuadrados que el ayuntamiento ha cedido al ministerio, permitirá que los cinco guardia civiles y un sargento del municipio continúen su actividad en Garrovillas. "Con este nuevo edificio dispondrán de unas instalaciones dignas que nos permitirá mantener a los guardias en el municipio con la siguiente mejora de la seguridad para el pueblo", afirmó Martín. El alcalde reconoció que el edificio en el que la benemérita desempeñaba hasta ahora su trabajo era muy antiguo, estaba en ruina y "las condiciones no eran dignas", confesó.

Por este motivo, el antiguo inmueble se demolió para construir un nuevo bloque. Dicha demolición ha sido una actuación que ha costeado el ayuntamiento en su totalidad con 23.000 euros. Además, el consistorio, mediante un convenio con la Dirección General de la Guardia Civil, también se ha encargado de costear la redacción del proyecto con 24.000 euros y la dirección de obra con 12.000 euros más. Mientras se ejecutan los trabajos para la construcción del nuevo cuartel, el ayuntamiento ha puesto a disposición de los guardias unas instalaciones municipales para que sigan prestando servicio y desarrollar su labor hasta que puedan trasladarse a las nuevas dependencias que constarán de seis viviendas -3 para solteros y otras 3 para casados-, un despacho, oficinas y una sala de atención al público.