•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Las incidencias que las aves causan en los tendidos eléctricos extremeños y que afectan al suministro se han reducido a casi la mitad desde el año 2003, según informó ayer la Junta.

Esta reducción ha sido posible por actuaciones incluidas en programas como el Plan Avifauna 2006, que ha supuesto una inversión de 800.000 euros en actuaciones en los tendidos eléctricos de la región encaminadas a evitar que el contacto y nidificación de las aves provoque incidencias en el suministro.

El Ejecutivo destacó el "éxito" que ha tenido este plan, fruto del convenio firmado entre la Consejería de Industria, Energía y Medio Ambiente con el Ministerio de Medio Ambiente y la compañía eléctrica de Iberdrola. El proyecto ha consistido en la modificación de diversos tendidos eléctricos que la compañía posee en Extremadura y que son considerados de "especial riesgo" para la avifauna, con el fin de evitar el contacto de estas aves con las líneas en tensión.

Entre las principales actuaciones desarrolladas cabe destacar el aumento de la distancia de aislamiento entre el conductor y la cruceta del poste, con lo que se evita que las aves grandes contacten con la línea en tensión. También se han forrado con material aislante tramos de cable en zonas de riesgo, sobre todo en los centros de transformación que se encuentran a la intemperie y en los apoyos conflictivos.

La nidificación de aves, especialmente de las cigüeñas, ha sido históricamente la principal causa de incidencias en el suministro regional de Iberdrola.