•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, inauguró ayer el curso escolar 2007-2008 en Romangordo, donde ha comenzado a funcionar un nuevo colegio rural dos décadas después de que fueran cerradas las antiguas escuelas por falta de niños.

Fernández Vara explicó que el nuevo centro forma parte de la estrategia educativa de la Junta de Extremadura desde que asumiera competencias en la materia en el curso 1999-2000. El colegio pertenece al Centro Rural Agrupado (CRA) Río Tajo e imparte clases a 14 alumnos de Educación Infantil y Primaria que hasta el curso pasado se desplazaban a Navalmoral de la Mata para recibir sus clases.

El presidente extremeño se mostró convencido de que el acto de ayer será uno de los más importantes a los que asistirá durante su mandato y afirmó que "gran parte del futuro está en el mundo rural".

Anuncios
Anuncios

"Hay 14 alumnos pero tenemos que planificar como si hubiera 140 ó 1.400", dijo el presidente extremeño, quien explicó que el 57% de las familias de la región viven en pueblos de menos de 10.000 habitantes y que únicamente 41 de los 382 municipios existentes tienen más de 5.000 vecinos. En este sentido dijo que Extremadura desarrolla un modelo de vida vinculado al mundo rural y reveló que en los seis cursos académicos transcurridos desde que el Gobierno regional asumió competencias en materia de educación, el número de profesores ha aumentado en 2.208 y ha llegado a 15.381.

El CRA al que pertenece el colegio de Romangordo engloba a cinco centros más: Serrejón, con 14 alumnos; Belvís de Monroy, con 6; Casas de Belvís, con 14; Toril, que tiene 8 alumnos y Saucedilla, donde estudian 74.

El Gobierno regional está estudiando fórmulas que faciliten la presencia de los padres en los actos organizados por los colegios en los que estudian sus hijos, según avanzó ayer Fernández Vara en Romangordo. La Junta de Extremadura propondrá a la patronal y los sindicatos que alcancen acuerdos que permitan fijar para los padres de alumnos permisos en horario laboral que puedan recuperarse.

La Junta de Extremadura pretende que los padres se impliquen más en la educación de sus hijos y Fernández Vara ya ha ordenado al Consejo de Gobierno que se encargue de elaborar una propuesta en este sentido. Según el presidente de la Junta de Extremadura, los padres son "una pieza fundamental para el desarrollo educativo" y en la actualidad no se implican en la educación todo lo que debieran.


Galería de imágenes