•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Las carencias en sectores como el sanitario o el educativo están provocando un aumento de la contratación de trabajadores procedentes de otras comunidades autónomas, según explican desde los sindicatos. Tan solo en dos años la cifra de empleos a esta mano de obra foránea prácticamente se ha duplicado en la región. Así lo avalan los últimos estudios del Observatorio Ocupacional, dependiente del Instituto Nacional de Empleo (Inem).

De acuerdo con los datos que maneja, durante el 2006 hubo 16.892 personas procedentes de fuera de Extremadura que consiguieron un puesto de trabajo en la comunidad. Esa cifra supone casi el doble de los contratos firmados a este tipo de trabajadores dos años antes, cuando se incorporaron al mercado laboral extremeño 9.238 individuos desde otros puntos del país.

Para los sindicatos, esta circunstancia tiene una doble explicación. Por una parte la buena marcha de la economía y del mercado laboral extremeño, y por el otro, las necesidades puntuales que la región tiene para cubrir determinadas vacantes profesionales.

Miguel Coque, secretario de Formación y Empleo de Extremadura, señala que la mayor parte de estos contratos tienen que ver con la demanda de ocupaciones "más cualificadas" relacionadas con sectores como la sanidad, la educación o la gestión de empresas, fundamentalmente.

A ello también hay que añadir los empleos generados por las distintas campañas agrícolas y que genera un importante movimiento de mano de obra, especialmente temporeros, procedentes de otras regiones.

En este periodo de tiempo, entre el 2004 y el 2006, han aumentado los casos, pero no se han producido demasiados cambios en lo que se refiere al origen de esta mano de obra foránea.

Como ocurría hace tres años, Madrid, Salamanca, Toledo, Sevilla y Huelva son los puntos de origen más habituales y que más trabajadores aportan. Solamente desde la comunidad de Madrid vinieron a trabajar a Extremadura el año pasado 2.927 personas. Por detrás, las principales zonas aportadoras son provincias limítrofes, aunque cada vez son más los efectivos que llegan desde territorios tan distantes como Barcelona o Murcia.

A pesar de todas estas cifras y de la tendencia positiva entre el 2004 y el 2006, Miguel Coque advierte que los datos deberían ser aún mejores -más "llamativos", afirma- teniendo en cuenta la positiva evolución del empleo en la comunidad autónoma durante los últimos años.

Además, el propio Observatorio Ocupacional destaca en sus informes que "el mercado de trabajo de la provincia de Badajoz tiene poca capacidad de atracción para los trabajadores, ya que el número de contratos firmados en la región por trabajadores de otra comunidad autónoma es mínimo". De hecho, apenas representó un 5% del total registrado en el 2006. En Cáceres, aunque el Inem no hace referencia directa, la situación es similar.

Pero es que ni siquiera el incremento del saldo exterior ha servido para equilibrar la balanza. Y es que la cifra de trabajadores que salen de la comunidad autónoma aún sigue siendo muy superior a la de los que llegan. Solo en el 2006 fueron 58.817 los contratos firmados a extremeños en otras comunidades autónomas, mientras que en el 2004 fueron 34.044. Los receptores de esta mano de obra son principalmente Madrid, "por la construcción" -apunta Coque-, y cada vez gana más terreno Murcia, "por salidas a campañas agrícolas".