•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La Guardia Civil de Higuera la Real detiene a dos mujeres portuguesas de 51 y 24 años, vecinas de la localidad, por un delito contra la salud pública al intervenirles 43 gramos de cocaína, cinco gramos de hachís y tres gramos de éxtasis, con las que se obtiene más de 230 dosis. Según recoge la agencia Efe, las detenciones son fruto de las investigaciones para erradicar el tráfico y consumo de sustancias estupefacientes.

Los hechos sucedieron ayer cuando los agentes del puesto del municipio pacense observaron como una de las mujeres, madre de la otra, salió de su domicilio y, a la altura de un árbol del paraje denominado Los Siete Caños, depositó una bolsa de plástico y regresó posteriormente a su domicilio. Los servicios de vigilancia, que se prolongaron desde las 2.00 hasta las 9 de la mañana, dieron sus frutos cuando la otra mujer, hija de la primera, salió del domicilio, se dirigió al lugar donde se encontraba la bolsa de plástico que había dejado su madre y la recogió. Fue en este momento cuando los agentes detuvieron a esta joven, a quien le fueron intervenidos 43 gramos de cocaína, cinco gramos de hachís y tres gramos de éxtasis, y después a su madre, cuando salía de su domicilio con dirección al lugar donde ocultó la bolsa.

Por otro lado, la Guardia Civil de Llerena (Badajoz) ha detenido a un hombre de 32 años, vecinos de esta localidad pacense, como presunto autor de dos robos y de otro en grado de tentativa, gracias al uso que había hecho del teléfono móvil que sustrajo en uno de los casos. Los hechos se iniciaron el pasado año, cuando el 15 de septiembre se presentó una denuncia en el Puesto de la Guardia Civil de Llerena por el robo en una fabrica de piensos del municipio, sustrayendo del interior de la misma 12.000 euros y un terminal móvil de la marca Nokia.

Anuncios
Anuncios

El continuo uso del móvil sustraído fue lo que llevó a los agentes a identificar al detenido como autor del delito. Se da la circunstancia de que el teléfono fue utilizado por varias personas, por lo que se tuvieron que descartar a varias, hasta que, después de un año de investigaciones la Guardia Civil ha dado con el causante de los robos. Tras las gestiones realizadas se le pudo implicar también en el robo de una clínica veterinaria situada en una nave del polígono sustrayendo del interior 400 euros y la tentativa de robo en otra nave industrial de la misma localidad. Ambos hechos ocurrieron en la misma fecha del robo de la fabrica de piensos.


Galería de imágenes