•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La asociación ecologista Adenex solicitará la próxima semana judicialmente la suspensión, como medida cautelar, de las obras del complejo turístico Marina Isla Valdecañas, que contempla una actuación sobre 133 hectáreas en una zona protegida.

Adenex iniciará en los Juzgados de Instrucción de Navalmoral de la Mata un proceso de medidas cautelares en el que pedirá la paralización de los trabajos que se han iniciado hace unos días "porque las obras pueden provocar un daño irreversible", según explicó el coordinador general de la asociación ecologista, Jesús Valiente.

El proyecto está promovido por una empresa del grupo Marina de Islantilla, S.A., que ha desarrollado complejos turísticos similares en la costa de Huelva. Está ubicado en el pantano de Valdecañas, en los términos de El Gordo y Berrocalejo, municipios que han manifestado su apoyo al proyecto, que contempla una inversión de 193 millones de euros, 400 empleos durante la construcción y 180 en la fase de explotación.

Los ecologistas ya han presentado un recurso ante la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura (TSJEx), una queja ante la Dirección General de Medio Ambiente de la Comisión Europea y un procedimiento de petición al Parlamento Europeo. Valiente informó que, además del proceso previsto para la próxima semana, trasladará un escrito a un eurodiputado con el fin de que formule una pregunta en un pleno del Parlamento Europeo.

"La importancia de este asunto es que se trata de un espacio natural protegido, incluido en la Red Natura 2000 de la Unión Europea, y es una actuación devoradora del territorio", opinó el coordinador general de Adenex, quien afirmó que la empresa promotora ha ordenado la instalación de iluminación nocturna para poder trabajar las 24 horas del día y agilizar los trabajos.

"Tiene toda la intención de conseguir que los hechos sean consumados", dijo Valiente, quién lamentó que se hayan iniciado los trabajos "sin esperar a contar con todas las autorizaciones preceptivas ni la finalización de la evaluación de impacto ambiental y antes de que se resuelvan los procedimientos presentados ante la Unión Europea".

Las obras del complejo turístico se han iniciado "con grandes movimientos de tierras y la desecación de un tramo del río Tajo", según Adenex, que considera "indignante la impunidad con la que es posible destruir la naturaleza de la región, cuando se cuenta con el apoyo de la Junta de Extremadura".

La zona en la que se han iniciado las obras es una zona protegida, incluída en la Red Natura 2000 de espacios naturales protegidos de la Unión Europea y la ejecución del proyecto de urbanización supondrá, bajo su punto de vista, la destrucción o alteración irreversible de hábitats de especies en peligro de extinción.