•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La Central Nuclear de Almaraz sufrió el pasado sábado, 11 de agosto, un nuevo incidente clasificado en el nivel 0 de la escala internacional, el tercero desde el pasado 21 de junio.

Según la información facilitada por el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) se produjo un "aumento del nivel del presurizador por encima de lo que marcan las especificaciones técnicas de funcionamiento". La información oficial revela que el incidente tuvo lugar al fallar, cuando se encontraba abierta, la válvula de control de este nivel.

El CSN afirma que se aplicaron las instrucciones de operación para estos casos, se recuperó el nivel normal de funcionamiento y la operabilidad de la válvula que había fallado.

Ecologistas en Acción de Extremadura lamentó ayer este nuevo incidente  "cuando aún no se ha aclarado suficientemente lo sucedido el 18 de julio y la mortalidad masiva de peces en el emblase que refrigera la central nuclear". En esa fecha se registraron diferencias, respecto de las previsiones de funcionamiento, en los tiempos de actuación de las válvulas de los respectivos sistemas de mitigación de sobrepresiones en frío. La incidencia afectó en esta ocasión a las unidades I y II de la planta.

El primero de los incidentes tuvo lugar el pasado 21 de junio cuando un error en el software del sistema de protección contra incendios que se estaba instalando en la planta produjo "una actuación espuria del sistema de extinción de incendios de la zona 1 de la sala de cables por señal no real de actuación".

Según el CSN, la descarga tuvo una duración aproximada de 10 minutos, sin consecuencias para la planta, los trabajadores ni el medio ambiente. Esta asociación ecologista insistió ayer al solicitar más información sobre el nuevo incidente y reclamó al CSN que indique "si ha habido emisiones de radioactividad y los niveles concretos de ese día y los inmediatamente anteriores y posteriores a diferentes horas en el entorno de la central nuclear". Cabe recordar que el pasado 7 de noviembre se produjo una parada no programada de la unidad I de esta central nuclear para reparar una fuga de vapor.

Los ecologistas han solicitado al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero que no prorrogue la vida útil de la central nuclear más allá del año 2010, que era la fecha en la que debía dejar de funcionar.