•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La consejera de Sanidad y Atención a la Dependencia de la Junta de Extremadura, María Jesús Mejuto, dijo ayer que en la región existen más de 40.000 discapacitados que se beneficiaran de la ley de dependencia. De ellos 6.000 presentan gran dependencia y 20.000 una dependencia severa.

Mejuto, en la inauguración del II Curso de Verano Cátedra Asamblea de Extremadura que analiza esta normativa, afirmó que la ayuda se ha convertido en un derecho para los más de tres millones y medio de discapacitados que hay en España y para sus familiares desde la puesta en marcha de la ley el 1 de enero.

"Hay que promocionar la autonomía personal para que estas personas intenten ser lo más autónomas posibles y evitemos que lleguen a la dependencia, y si llegan a ésta intentar retrasarlo lo máximo posible", aseguró la consejera.

Junto a la consejera estuvo en la inauguración del curso el secretario general del Imserso, Juan Ignacio Robles García, quien explicó algunas de las ayudas que ofrece la ley, como los 780 euros para contratar a una persona que asista a la persona dependiente y los 580 euros a los cuidadores familiares.