•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Los festejos taurinos y populares enviaron a 13 personas a la enfermería por diversas heridas y traumatismos, aunque afortunadamente no ha habido que lamentar ningún herido de gravedad. Varios heridos tuvieron que pasar por el Hospital Ciudad de Coria aunque tan sólo un corredor estuvo ingresado tras la cornada que le propinó una vaquilla en la primera tarde de fiestas, el pasado martes.

Según el parte médico de los servicios sanitarios, el herido, un vecino de Moraleja, presentaba una cornada en la parte posterior de la pierna izquierda, por debajo del hueco poplíteo con trayectoria descendente de 10 centímetros. El joven fue operado en el centro hospitalario y su evolución es favorable.

Anuncios

El pasado sábado, otro joven de Moraleja pasó también por el hospital cauriense. El corredor resultó herido con un traumatismo craneoencefálico durante el encierro matinal del día 14 al  recibir un fuerte golpe en la cabeza cuando un manso le arrojó al suelo después de arrastrarle cuatro metros. El chico perdió el conocimiento durante unos minutos y fue atendido en el quirófano móvil donde le dieron diez puntos de sutura en la cabeza y fue trasladado al Hospital Ciudad de Coria para una posterior valoración aunque esa misma tarde recibió el alta.

Anuncios

También un joven madrileño de 21 años sufrió un puntazo en la pierna derecha, en el tercio superior, cara anterior, con trayectoria ascendente interna de más de 10 centímetros. El incidente se produjo durante la lidia de una de las vaquillas de la madrugada del vienes. Fue atendido en el quirófano móvil y dado de alta en su domicilio bajo vigilancia y con las recomendaciones de reposo.

El resto de heridos que han pasado por la enfermería presenta golpes, contusiones o abrasiones, así como dos personas que fueron atendidas el jueves al mediodía por bajadas de tensión y lipotimias debido a las altas temperaturas que se registraron ese día.

También el joven novillero de Getafe, Javier Cortés, que participó en la novillada picada del viernes sufrió una aparatosa cogida. El astado le propinó una cornada en la zona maxilofacial de la que tuvo que ser intervenido en el quirófano móvil situado junto a la plaza y trasladado posteriormente al Hospital Ciudad de Coria.

El incidente se produjo minutos después de salir el tercer toro de la tarde a la plaza, cuando al recibir al astado de la ganadería de Hermanos Pérez Villena, el diestro recibió una fuerte cornada en la cara, a nivel masial inferior con desgarro completo del labio inferior en colgajo. Tuvo que ser intervenido en el quirófano móvil y posteriormente trasladado al Hospital Ciudad de Coria, donde se le dio el alta horas después.

En el mismo festejo también resultó herido un picador de Madrid con esguince y lusación en un dedo de la mano derecha. Además, un banderillo de Villaviciosa de Odón tuvo que ser atendido en enfermería por contusiones en hemitórax derecho y varetazo en la espalda.


Galería de imágenes